martes, 25 de julio de 2017

La lluvia borra la maldad y lava todas las heridas de tu alma...


Y deberás plantar
y ver así a la flor nacer
y deberás crear
si quieres ver a tu tierra en paz
el sol empuja con su luz
el cielo brilla renovando la vida
y deberás amar
amar, amar hasta morir
y deberás crecer
sabiendo reír y llorar
la lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma
de tí saldrá la luz
tan sólo así serás feliz
y deberás luchar
si quieres descubrir la fe
la lluvia borra la maldad
y lava todas las heridas de tu alma
este agua lleva en sí
la fuerza del fuego
la voz que responde por tí
por mí...
y esto será siempre así
quedándote o yéndote.

viernes, 10 de marzo de 2017

Nahilí Jarcovsky



Las mujeres, las mujercitas

Las mujeres, las mujercitas, las señoras, las señoritas, las niñas, las niñitas,
las damas, las damitas, las doñas, las doñitas, las cholas, las cholitas,
las madres, las no madres, las hijas, las abuelas, las bebés, las chicuelas,
las amigas, las parientes, las pequeñas, las crecidas, las compañeras, las conocidas,
las trans, las solteras, las lesbianas, las casadas, las putas, las divorciadas,
las gordas, las flaquitas, las sencillas, las coquetas, las chatas, las con tetas,
las tímidas, las rebeldes, las brujas, las religiosas, las arrugadas, las pecosas,
las ciudadanas, las campesinas, las estudiantes, las recibidas, las zarpadas, las reprimidas,
las negras, las mulatas, las indias, las nativas, las libres, las cautivas,
las mestizas, las mezcladas, las morenas, las tostadas, las blanquitas, las lavadas,
las laburantes, las militantes, las activistas, las feministas, las amas de casa, las artistas,
las creadoras, las rupturistas, las saludables, las enfermadas, las maestras, las amaestradas,
las viejas bien, las sindicales, las vecinas, las presidentas, Caperucita y la Cenicienta,
las residentes, las disidentes, las sonrientes, las sin dientes, las indigentes, las diferentes,
las hippies, las derechosas, las de izquierda, las del centro, las de afuera, las de adentro,
las muy-muy, las tan-tan, las no-se-qué, las más-o-menos, las siempre-no, las dale-bueno,
las a llorar cuando duela, las a reír cuando guste, las a gritar cuando asuste,
las inmigrantes, las emigrantes, las viajeras, las caseras, las oriundas, las extranjeras,
las arraigadas, las desterradas, las entregadas, las enterradas, las ignoradas, las desechadas,
las coloridas, las discretas, las atrevidas, las recatadas, las queridas, las maltratadas,
las curtidas, las suavecitas, las seguidas, las perseguidas, las explotadas, las reducidas,
las locas, las alocadas, las dormilonas, las desveladas, las felices, las violadas,
las presas, las presionadas, las ganadoras, las perdidas, las vencedoras, las vencidas,
las dudosas, las decididas, las luchadoras, las sometidas, las vivas, las fallecidas,
las que dicen, las que escuchan, las que sienten, las que vibran, las que hacen, las que piensan, las que huelen, las que miran,
las que no saben, las que no entienden, las que no deben, las que no quieren, las que no tienen, las que no pueden,
las que imaginan, las que vuelan, las que guardan, las que aprietan, las que sueñan, las que esperan,
las que vinieron, las que vendrán, las que se fueron, las que volverán, las que estamos, las que no están,
las todas para una, las una para todas,
yo, vos, ella, nosotras, ustedes y aquellas.
Todas con todo en todas,
todas en todo con todas,
todas todas todas,
todas,
todas,
todas,
siempre, por siempre y para siempre
debajo del mismo sol.

Nahilí Jarcovsky - 8 de Marzo de 2017